Historia de Uribelarrea (2015)

Se presentó el libro Historia de Uribelarrea (La Palabra de Ezeiza, 2015), el pasado sábado 19 de diciembre de 2015, en el marco de los festejos por el 125º aniversario del pueblo. En la ocasión, el editor José María Marcos entrevistó a los autores Silvia Adriana Gorostidi e Ignacio Marcos, quienes hablaron del proyecto de colonia agrícola de Miguel Nemesio de Uribelarrea y se refirieron a la proyección actual del turismo. El evento tuvo lugar en el Centro de Jubilados y Pensionados Nina, con la participación de más de un centenar de vecinos, familiares y amigos de los autores. En el cierre, Raquel Buela y Juan Martín Scalerandi brindaron un set de tango y folklore, y luego, hubo firma de ejemplares, y brindis.
En 2007, los autores dieron a conocer el libro Uribelarrea, un pueblo de puertas abiertas y, en esta nueva producción, continúan y amplían aquel trabajo. “Se trata de una condensación de nuestro anterior libro, además de incorporarse los hechos públicos más trascendentes de los siguientes años, especialmente aquellos vinculados al progreso en torno al turismo local. Su objetivo es seguir promoviendo el conocimiento de quienes construyeron Uribelarrea y forjaron su identidad, para que las generaciones venideras tengan una perspectiva más amplia del pasado, el presente y el futuro”, explicaron Silvia e Ignacio. Ya en 1990, Ignacio había publicado junto a Eduardo Labari un trabajo titulado Uribelarrea, un pueblo con historia, guiados por el historiador Lucio García Ledesma.
La nueva edición contiene 140 páginas en formato 15 x 21, 32 de las cuales son color y están dedicadas a recuerdos de la Escuela nº 4, Jardín de Infantes nº 903, Centro de Jubilados y Pensionados Nina, Escuela Secundaria Básica nº 8, Centro Tradicionalista Gauchos de Uribelarrea, Museo de Máquinas y Herramientas Leopoldo Rizzi, Día de Hacer el Bien, Sociedad de Fomento, Hospital Subzonal Especializado Dardo Rocha, Museo José Hernández, Escuela Agrotécnica Salesiana Don Bosco, Fiesta de la Picada y la Cerveza, Encuentro Regional de Artistas, antiguas construcciones, imágenes de películas filmadas en el pueblo, eventos vinculados a la identidad local y comercios nacidos a partir del turismo. En el libro se explican los comienzos de la localidad, la colocación de la piedra fundamental, clima, relieve, flora y fauna, historia de las instituciones, servicios públicos, monumentos, museos, estancias, principales empresas y turismo. Como novedad, los autores incorporaron un capítulo dedicado a la cultura, los deportes y los entretenimientos locales, haciendo un racconto de recreaciones tradicionales como truco, taba, pelota a paleta, juego del sapo, bochas, cuadreras, bingos, corsos, teatro y sortijas, entre otros.
En el comienzo de la presentación, Ignacio Marcos hizo una semblanza del fundador Miguel Nemesio de Uribelarrea. “A fines del siglo diecinueve, don Miguel fundó la Colonia Agrícola Uribelarrea y creó tres escuelas. Apostaba a la educación como motor de transformación. Así nació la pionera Escuela Agrotécnica Don Bosco, con el objetivo de formar a los jóvenes en las tareas rurales, además de prepararlos para la vida. Él había presenciado la inauguración de la ciudad de La Plata en 1882 y, entusiasmado, hizo su aporte a la patria creando esta Colonia en los terrenos que eran hasta ese momento su estancia. Miguel y su esposa Manuela dieron todo por el pueblo, y tanto fue así que, cuando Miguel murió el 17 de junio de 1905, ya no tenía dinero y los salesianos debieron pagar su entierro. Sin dudas, fue un hombre excepcional, que se desprendió de todo por el bien del pueblo”.
Por su lado, Silvia Adriana Gorostidi habló de cómo el turismo ha mejorado la economía local, generando posibilidades de trabajo, y se refirió también “a la necesidad de seguir trabajando para cuidar el patrimonio arquitectónico, pues las casas centenarias que embellecen nuestras calles son parte esencial de la identidad”. “La gente viene aquí por la paz que ofrece el pueblo, por la naturaleza y por la belleza de sus construcciones, y por eso, pensamos que uno de los grandes desafíos de los tiempos por venir es crear una legislación y las condiciones necesarias que ayuden a preservar estos valores”, concluyó. 
Silvia Adriana Gorostidi, Ignacio Marcos y José María Marcos.
Ignacio Marcos trazó una semblanza de Miguel Nemesio de Uribelarrea.
José María Marcos habló de la obra y entrevistó a los autores.
Más de un centenar de vecinos fue parte de la presentación.
La presentación del libro fue parte del 125º aniversario del pueblo.
Firma de ejemplares de Historia de Uribelarrea.
Juan Martín Scalerandi y Raquel Buela.
Silvia Adriana Gorostidi propone el brindis final.

Abrió el Museo José Hernández

José Hernández, por
Regina Bigiotti. Museo José
Hernández de Uribelarrea.
Se exponen en forma permanente los rostros del Martín Fierro creados por la artista plástica Regina Bigiotti. El presente artículo es posible gracias a una reseña de la Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas.

El lunes 10 de noviembre de 2014, en el marco del Día de la Tradición, se abrió el Museo José Hernández, en su flamante sede de Don Bosco Nº 147, de Uribelarrea, donde se exponen en forma permanente los rostros del Martín Fierro creados por la artista plástica Regina Bigiotti. 
Tal como lo narra la Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas en su blog, la historia de esta muestra comienza en 1963, con una serie “rostros pampas” que expresaban diecinueve estados de ánimos distintos, exhibidos por primera vez en la Casa de la Provincia de Buenos Aires (Capital Federal) en 1963. Hacia 1967 surge la idea de hacer personajes del Martín Fierro, los cuales tienen su primera gran exposición en el Círculo Militar Argentino en 1968. Desde allí todas las muestras estuvieron conformadas por cuarenta y nueve rostros del poema, más el de su autor, José Hernández.

EL MARTÍN FIERRO DE BIGIOTTI

La primera parte de la obra El gaucho Martín Fierro (1872) abarca treinta rostros y una selección de un promedio de 180 versos. La segunda parte de la obra, La vuelta de Martín Fierro (1879), se extiende en los diecinueve rostros restantes sobre otros 100 versos, desde el primer encuentro de Fierro y Cruz con las tolderías de indios.


LOS ROSTROS PAMPAS

“Los rostros presentados en esta exposición responden, fundamentalmente, al tipo denominado pampeano, es decir, correspondiente a la raza pampa-araucana, que dominaba la inmensa extensión de la Pampa austral, entre el mar y la Cordillera de los Andes; esa pampa que, a lo largo del tiempo, significaría el fundamento principal de nuestra economía nacional. Raza indómita, poderosa, bravía y esforzada, que dejó profundas huellas en la historia del pasado argentino.
“Con su deidad omnipotente: ‘Guneche’ y su genio del mal, ‘Hualicho’; con su altivez y proverbial espíritu guerrero unían, también, honor a la palabra empeñada, bondad y paciencia. Signo palpable de esta virtud son las manualidades que ejercían en principio, las viejecitas, con suma delicadeza artística, preparando tramas de vistosísimos colores, tales como las matras frías, fajas, ponchos, etc. en colores extraídos de diversas raíces de plantas. Se dice que las ‘mozas’, al cuidado de las madres criollas, tejían finas cintas de vicuña, que combinaban con hermosos colores: rojo, azul, blanco o negro con las que trenzaban en menudas rosetas, mientras las viejas saboreaban el humo de sus cigarros de hoja (‘cigarros del país’) mirando a sus ‘mozas’ y ‘gauchos’ engalanarse con el arte de su maestría”.
(Escrito por el señor Alday, “un cañuelense aficionado al tradicionalismo”, para los primeros rostros pampas de la presentación en la Casa de la Provincia de Buenos Aires en 1963, antes de transformarse en los personajes del Martín Fierro). Fuente: Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas

JUAN CARLOS CASTAGNINO: “¿QUÉ QUIERE QUE LE DIGA?, SI ES ALGO QUE NUNCA VI. SIGA TRABAJANDO”. Una dificultad es la clasificación de esta obra. En Cañuelas nadie puedo hacerlo con exactitud, ni el maestro Héctor Durante —encargado de una de las últimas puestas en 1980— ni su hijo Rodolfo Morfese. Regina inclusive nos refrescó en su visita al ilustre Juan Carlos Castagnino, quien en 1962 lleva al Martín Fierro con sus dibujos a uno de sus momentos cúlmines. El laureado pintor habría respondido a su consulta y pedido de consejo: “¿Qué quiere que le diga?, si es algo que nunca vi. Siga trabajando”. Fuente: Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas


CONTACTO
Sede: Don Bosco Nº 147, Uribelarrea
Bono contribución: $5
Contacto: 02226-493064
Facebook: Museo Martín Fierro
Email: jorgelinamarcos@yahoo.com.ar

Fotos de la inauguración

Algunos de los rostros expuestos

Una muestra que recorrió el país

La obra de Regina Bigiotti recorrió gran parte del país, destacándose su visita a la Casa de la Provincia de Buenos Aires (1963), Olavarría (1963), Muestra Itinerante en el Ferrocarril Belgrano (1965), San Salvador de Jujuy (1965), San Miguel del Monte (1965), Salón Municipal de Cañuelas (1967), Círculo Militar Argentino (1968), Baradero (1968), Club de Leo de Cañuelas (1971), Roque Pérez (1979), Escuela Estrada de Cañuelas (1980) y Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas (2010), entre otros espacios.

La obra en la Escuela Nº 4

El 11 de noviembre de 2009, en el marco del Día de la Tradición, la muestra de Regina Bigiotti visitó la Escuela Nº 4 José de San Martín de Uribelarrea.

Regina Bigiotti en la prensa local

La Palabra de Cañuelas, 14/06/1991
—¿Cuánto tiempo al frente de la Dirección del Distrito Provincial de Rentas?
—Más de treinta años haciendo carrera, claro. Cuando se creó la Dirección Inmobiliaria se hizo una prueba en la que estuve alrededor de tres años, después pasé a Rentas, y de allí se dio que me nombraron Jefa del Distrito.
—En esos treinta años habrá visto pasar muchas cosas...
—Tengo algunas anécdotas. No puedo decir que haya tenido problemas con alguien, ya que en primera instancia, quien nos paga es el público, y creo que cuando no se cumple con una función como corresponde, ya sea en una oficina pública o en cualquier otro empleo, se está estafando al Estado y al público.
—¿Cómo fueron esos años?
—Muy lindos, siempre ha habido mucha armonía.
—¿Conoció muchos intendentes?
—Por cierto, una vez el exintendente López Freire (que ejercía durante la dictadura militar) me dijo: “¿Cómo hizo Ud. para campearse todas? A lo que agregó: “¿Qué es usted?”. Yo le contesté que en principio era argentina, y que él en realidad me quería preguntar en qué sector militaba, ya que “ser” es una cosa y “militar” es otra. Yo le respondí que no militiba en ningún sector, ya que todos los gobiernos son mis patrones, y si no me gustaba tenía que irme.
—¿Cómo empezó a hacer este tipo de rostros?
—Hacer todos los personajes sería demasiado, es muy difícil captar todas las expresiones ya que, por ejemplo entre la pena y la tristeza hay muy poca diferencia, y sin embargo no son lo mismo, la pena nace del alma, la tristeza del momento. Entonces para hacer cada rostro primero tuve que vivirlos, traté de ubicarme en el panorama, dentro de cada uno de los pasajes, y así nació este Martín Fierro.

La Información de Cañuelas, 17/01/2007
“Yo trabajaba, era empleada. Empecé estudiando Derecho, que después abandoné porque me di cuenta que el derecho no existe. Todo empieza en mis clases de Arte decorativo que cursaba en Monte Grande, cuando mi profesora me propone hacer esculturas en hueso de rostros de dioses, por ejemplo de mitología griega y egipcia. Le dije que no, que no me parecía e iba a hacer caras de gauchos”.
“Y finalmente, la profesora de piano y la casi antropóloga —cursó cuatro años de la carrera— nos conduce a la habitación donde veremos los rostros. Antes nos detiene en un pasillo y muestra unas esculturas pintadas e imaginadas sólo con la forma de huesos de animales. ‘¿Que ves?’ —pregunta. No mucho —respondo. ‘Es un cura dando la misa’, dice. Y remata: ‘El hombre tiene un sentido desperdiciado: la vista. No vemos lo particular’“.
Fuente: Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas